Urbvan y expertos en movilidad realizaron un estudio sobre las horas invertidas...

Ciudad de México a 29 de enero, 2020. Al menos 11.2 millones de habitantes de la Ciudad de México y el Estado de México invierten todos los días entre una y hasta cuatro horas en sus trayectos diarios para ir al trabajo y volver a casa, obligados a comenzar sus viajes entre las 4 y 5 de la mañana.

Estos viajeros no sólo pierden la oportunidad de ejercer su derecho a un desarrollo integral, disfrutar a sus familias y de actividades recreativas, sino que el tiempo que invierten limita sus horas de sueño, reveló un análisis de casos hecho por Urbvan en colaboración de expertos en movilidad y transporte público para la Ciudad de México y el Edomex.

El desarrollo urbano desordenado, la mala conectividad, largas distancias y la falta de un sistema integrado de transporte afectan a por lo menos 3.15 millones de personas condenadas a perder decenas de horas cada año atrapados en la congestión vial.

Para Vicente Torres, experto y asesor en movilidad, micromovilidad y transporte, estos grandes periodos destinados a transportarse limitan seriamente las actividades básicas de las personas.

“Perder tantas horas sólo para viajar nunca ha tenido un reflejo tan claro como el que esas horas se restan a la posibilidad de que una persona pueda destinarlas a dormir. Un individuo obligado a viajar por 4 horas para llegar a su trabajo, tendrá que levantarse por lo menos a las 4 de la mañana para estar a tiempo, si entra a las 9 de la mañana”, apuntó el especialista.

“Si sale de trabajar a las siete de la noche, llegará a su casa a las 11, lo que le deja un margen muy corto para convivir con su familia, disfrutar de su hogar y descansar las horas suficientes para retomar la misma faena al día siguiente”, abundó.

Viajar más, dormir menos

El director de Marketing de Urbvan, Braulio Valenzuela, recordó que el mismo subsecretario de Planeación de la Secretaría de Movilidad, Rodrigo Díaz, destacó que la inequidad que afecta la movilidad en la Ciudad de México y la zona conurbada provoca que “todos nos movamos mal, pero unos más que otros”.

“En municipios periféricos, la gente empieza sus viajes a las 4 o 5 de la mañana, mientras que en las alcaldías centrales la gente todavía está durmiendo. Es gente que está destinando cuatro o cinco horas diarias a moverse: la mala calidad de cómo nos movemos repercute en algo tan básico como es el sueño, es gente que está durmiendo poco”, apuntó el subsecretario de Planeación de la Semovi, el 15 de octubre de 2019 en el marco de la Conferencia Internacional “Hacia la Transformación Social-Ecológica en América Latina”.

Como una alternativa que reduce eficientemente los tiempos de traslado, la empresa de movilidad compartida Urbvan amplía desde 2016 sus servicios desde y hacia los municipios conurbados del Edomex a los corredores laborales más importantes en la Ciudad de México: Paseo de la Reforma, Polanco, Centro y Santa Fe, con ahorros medidos acumulados de hasta 139 horas anuales.

“Un servicio de transporte compartido, con trayectos eficientes y seguros, no puede acercar físicamente estos hogares de las periferias, pero lo que sí logramos es ofrecer alternativas de transporte seguro y principalmente eficiente, en los que las horas que se invierten en cada viaje sean aprovechadas, incluso para dormir en un entorno seguro”, destacó el director de Marketing de Urbvan.

Urbvan te acerca; viajes más eficientes

Conscientes de las dificultades que millones de habitantes de la Zona Metropolitana del Valle de México enfrentan todos los días para transportarse, Urbvan realizó una medición de tiempos de viajes promedio en sus rutas de mayor alcance, en el que reveló que viajar en un servicio compartido con rutas y paradas programadas, como el que ofrece con sus vagonetas, reduce entre 20.20 y 32.17% el tiempo invertido por trayecto, en comparación con un viaje hecho en vehículo particular.

Los resultados obtenidos por Urbvan revelaron que en trayectos de hasta 40 kilómetros, para su ruta Coacalco-Auditorio Nacional, el ahorro diario es de 32.17 minutos, equivalente a 71% del tiempo de viaje promedio diario en CDMX, medido 45 minutos por trayecto según la Encuesta Origen-Destino 2017.

Abundó que, con estos resultados, los usuarios de Urbvan recuperan casi seis días en un año, mismas que perderían si viajaran en su automóvil todos los días.

A continuación, presentamos los resultados de las rutas con mayores distancias que Urbvan cubre entre el Edomex y Ciudad de México, contrastadas con el mismo trayecto en automóvil privado.

Ruta Tiempo promedio Urbvan Tiempo promedio automóvil Diferencia en minutos Diferencia %
Santa Fe-Galerías Atizapán 68.40 minutos 91 minutos 22.60 minutos 24.84%
Santa Fe-Coacalco 77.80 minutos 98 minutos 20.20 minutos 20.61%
Polanco-Izcalli 64.12 minutos 91 minutos 26.88 minutos 29.53%
Coacalco-Reforma 77.75 minutos 98 minutos 20.25 minutos 20.66%
Satélite-Reforma 56.17 minutos 82 minutos 25.83 minutos 31.50%
Auditorio-Coacalco 83.87 minutos 113 minutos 29.13 minutos 25.78%
Coacalco-Auditorio 71.83 minutos 104 minutos 32.17 minutos 30.94%

Viajes productivos y descansados

Para el director de Movilidad de IDOM Ingeniería, Alberto Marín, las horas invertidas al realizar trayectos son reflejo de una cotidiana pérdida de competitividad para la Ciudad de México y su zona conurbada, que puede encontrar alternativas de solución.

Al respecto, destacó que los usuarios de sistemas de movilidad compartida como Urbvan tiene la posibilidad de realizar actividades productivas en sus trayectos, frente a la inactividad que significaría manejar su propio vehículo.

“Es positiva la participación de este tipo de sistemas. Es tal la cantidad de viajes que tenemos que movilizar —34.5 millones todos los días—, y son tan altos los usuarios de transporte potenciales, que esta opción con una buena calidad de viaje se convierte en un atractivo, principalmente para personas que ocupan el vehículo privado”, destacó el experto.

Abundó que servicios con plataformas digitales y planificación de viajes como Urbvan permiten viajes de mayor eficiencia frente al transporte público y con la posibilidad de realizar actividades o simplemente dormir frente a los hechos en vehículo particular.

Compartir: