Los pumas requieren grandes superficies de áreas naturales para sobrevivir.

Del puma sobreviven cinco de las seis subespecies que habitaban el continente americano.

El puma de América del Norte era un imponente felino que habitaba la parte oriental, desde el sureste de Ontario, el sur de Quebec y New Brunswick en Canadá, al sur de Carolina del Sur y al oeste de Kentucky, Illinois y Michigan, en Estados Unidos. Aunque aún se ven pumas en la región, el Servicio de pesca y vida silvestre de Estados Unidos señaló que son ejemplares que han ampliado su rango de distribución, y luego de años de análisis declararon oficialmente la extinción de la subespecie a la que ahora recordamos.

Fue la llegada de los colonizadores lo que marcó su destino. Perseguidos por amenazar la sobrevivencia del ganado, las poblaciones de ésta y de las demás subespecies del que fuera el mamífero terrestre con mayor presencia en el hemisferio occidental, fueron mermando al punto en que hoy se estima que se han eliminado dos tercios de sus poblaciones.

Los pumas requieren grandes superficies de áreas naturales para sobrevivir. Hoy, los grandes felinos que reinaban en nuestro continente, vagan en lo poco que queda de territorio sin urbanizar, y su sigilo es la única herramienta de la que dependen para seguir viviendo.

Compartir: