La ausencia de estos animales preocupa a la comunidad científica.

Hace unos 20 años, era común viajar en auto por la carretera y de repente, un montón de bichos se estrellaban contra el parabrisas. En las películas de esos tiempos, también se presentaba como un fenómeno que siempre ocurría al viajar por carreteras rodeadas de bosques, praderas… En la actualidad, es posible viajar sin que esto ocurra. ¿Por qué? Puede que resulte agradable para muchas personas, pero la ausencia de bichos —insectos y otros artrópodos— es consecuencia de muchos factores, entre ellos, el cambio climático.

Quizás no sea algo tan fácil de notar —los bichos, de por sí, no son del agrado de todo el mundo—. Sin embargo, la ausencia de estos animales preocupa a la comunidad científica.

Muchos insectos participan en la polinización de las plantas —no sólo las abejas—; sin ellos, sería muy complicado que éstas se reprodujeran. Dado que las abejas no se distribuyen en todo el mundo y en los lugares donde se encuentran no pueden polinizar todas las flores, existen otros insectos polinizadores que se encargan de las demás plantas. Si no consideramos la existencia de éstos, preocupándonos sólo por abejas, estaremos mermando otras especies de plantas e insectos. Esto es solo un ejemplo. Muchos otros insectos y artrópodos (como arañas, escorpiones, libélulas) que son depredadores, muchas veces son ignorados o atacados, cuando brindan un beneficio importante como control natural de plagas.

No siempre es tan fácil notar dónde están los insectos. Pero su gran mayoría son de vital importancia en la mayoría de los ecosistemas terrestres.

Compartir: