La escuela, hecha de botellas de plástico, vidrio y latas de aluminio, estuvo a cargo del arquitecto ecologista Michael Reynolds.

Argentina tiene su primera escuela sustentable en Mar Chiquita, laguna de la provincia de Córdoba, lugar que es considerado como reserva mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). La construcción estuvo a cargo del arquitecto Michael Reynolds, quien desde su egreso de la universidad comenzó a edificar casas ecológicas y autosustentables.

Las paredes de esta escuela están construidas con materiales reutilizados: botellas de plástico, vidrio y ocho mil latas de aluminio; el resto es madera y cemento; también cuenta con un huerto, el cual será el encargado de proveer energía a través de sus paneles solares. Los alumnos tendrán de tarea regar el invernadero que cuenta con especies tropicales como la papaya y el plátano, entre otras.

La escuela se construyó con base en siete principios, mismos que serán enseñados en las aulas: materiales reciclados, tratamiento de aguas negras, acondicionamiento térmico, aplicación de energías renovables, recolección y potabilización de agua de lluvia y producción de alimentos orgánicos. Asimismo, cuando el horario escolar acabe en el día, la escuela será un centro comunitario donde se informe y eduque sobre la sustentabilidad.

Este proyecto se llevó a cabo de la mano de la organización no gubernamental Amartya, que desarrolla iniciativas para promover una cultura de sustentabilidad a través de la educación, uniendo las fuerzas del sector público, social y privado.

El arquitecto responsable de la obra, Michael Reynolds es un ícono de la construcción ecológica cuyas ideas se mostraron en el documental Garbage Warrior, dirigido por Oliver Hodge. El filme retrata los inicios de Reynolds en 1978, cuando se mudó a Nuevo México a implementar modelos de casas y edificios sustentables. Es responsables de la primera escuela sustentables en Sudamérica, la está en Uruguay y su próximo proyecto lo estará desarrollando en Bolivia.

La escuela recién construida en Argentina albergará alrededor de 60 alumnos de distintas edades y fue edificada por más de 150 voluntarios y 20 estudiantes de diferentes nacionalidades. La televisora Construir TV documentó las diferentes etapas de la construcción y próximamente hará pública la proyección final.

“Esta escuela va a poder enseñarle a los chicos cómo hacerlo, ellos a su vez se lo trasmitirán a sus padres. No hay que hacer un cambio masivo, sólo hay que cambiar la forma en que vivimos”, dijo Michael Reynolds.

Compartir: