El país centroamericano tiene por objetivo convertirse en el primer país del mundo libre de estas sustancias.

Costa Rica se ha caracterizado por tener un buen nivel en cuanto a conciencia ambiental y el respeto a los derechos humanos; ahora vuelve a ser noticia por sus planes en la gestión de residuos plásticos y descarbonización de su economía.

El país centroamericano tiene por objetivo convertirse en el primer país del mundo libre de plástico y de carbono. Esta ambiciosa meta está planeada para lograrse cuando celebre el bicentenario de su independencia, en el año 2021; es algo que ninguna otra nación ha logrado hasta la fecha.

Para conseguirlo, el presidente actual, Carlos Alvarado, ha propuesto una serie de incentivos que estimulan el uso de energías limpias.

Costa Rica obtiene 100% de la electricidad que consume a partir de fuentes renovables; su reto principal es convertirse en el primer país descarbonizado del mundo.

Para el año 2035, Costa Rica pretende que 70% de autobuses y taxis no genere emisiones, así como la creación de un tren de pasajeros eléctrico; en 2050 espera que la totalidad de las ventas de vehículos ligeros nuevos sean cero emisiones.

“Hemos lanzado un plan a nivel de toda la economía para descarbonizar nuestro país de acuerdo con el acuerdo de París sobre el cambio climático y los objetivos de la Agenda de Desarrollo Sostenible de la ONU. La descarbonización no se trata sólo de la red eléctrica. El transporte es la mayor fuente de emisiones en Costa Rica” expresó Carlos Alvarado.

A pesar de todas estas buenas intenciones, es difícil cumplir en el tiempo planteado. Los coches eléctricos son extremadamente costosos, por lo que la transición puede llevar más tiempo.

El transporte pesado usa diésel, y abandonarlo puede generar problemas en la distribución de bienes y servicios.

Por otro lado, el país tiene planes para deshacerse del plástico de un solo uso. Para lograrlo, debe llevar a cabo las siguientes acciones:

  • Establecer un impuesto ambiental a la contaminación por plástico. Para el polímero de etileno: 10%; para el plástico de usos múltiples y larga duración, 15%; para el plástico de un solo uso, 25%.
  • Prohibir el plástico de un solo uso a partir del año 2021.
  • Crear bioplástico a partir del plátano. Investigadores costarricenses trabajan en crear material plástico elaborado con plátano, que facilite la disposición de un empaque biodegradable.

Con ello, Costa Rica busca ponerse a la vanguardia y ser líder mundial en conciencia ambiental.

Compartir: