El guacamayo azul inspiró la película Río; hoy la deforestación acabó con él.

El pasado 6 de septiembre, BirdLife International confirmó que el guacamayo azul (Cyanopsitta spixii), reúne las condiciones para ser considerado extinto. Para llegar a esta conclusión, se realizó un estudio de ocho años en el que se utilizó un nuevo enfoque estadístico para analizar 51 especies en peligro crítico, cuantificando tres factores a la vez:

  • La intensidad de las amenazas.
  • La intensidad de las amenazas, el tiempo y la confiabilidad de los registros.
  • El momento y la cantidad de esfuerzos de búsqueda para la especie.

“Nuestros resultados confirman que hay una creciente ola de extinciones que se extiende por los continentes, impulsada principalmente por la pérdida de hábitat y la degradación ocasionada por la agricultura y la tala insostenibles”, comentó el Dr. Stuart Butchart, científico jefe de BirdLife y autor principal del artículo.

Una población estimada entre 60 y 80 ejemplares del guacamayo azul está en cautiverio; ya no vuelan por la selva brasileña. El último registro de esta especie visto en libertad data del año 2000.

Esta especie fue protagonista de la película Río la cual se realizó para alertar sobre la deforestación de la selva amazónica y el peligro de extinción que corrían las aves. A pesar de este esfuerzo y del final feliz de la película, la realidad es que ya no nacerán más guacamayos azules.

Compartir: