Este hallazgo brinda una esperanza para la conservación de la especie.

Producto de un plan de rescate de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), nació el primer polluelo en libertad de guacamayas rojas en la selva de los Tuxtlas, Chiapas.

La última vez que se observó esta especie en esa selva fue en los años 70, de acuerdo con lo informado por la UNAM.

Para apoyar la reproducción de las guacamayas, el equipo de trabajo instaló en las copas de los árboles 12 cajas-nido hechas de madera, y que así las aves puedan utilizarlas para poner sus huevos; estos nidos eran revisados uno por uno una vez al mes.

A la fecha existen cuatro sitios de liberación: Reserva Ecológica La Otra Opción, Reserva Ecológica Nanciyaga (sitio operativo del proyecto), Reserva Ejidal Benito Juárez y Reserva Ejidal Dos Amates.

Las guacamayas anidaron en junio. Patricia Escalante, investigadora del Instituto de Biología, fue quien emocionada relató que encontraron cinco huevos, “son dos hembras que pusieron los huevos acompañadas por el mismo macho”.

Si al polluelo lo crían sólo sus padres, comenzará una nueva generación completamente silvestre que no esté apegada a los humanos, concluyo la académica universitaria.

Compartir: