Ciudad de México
0

¿QUÉ DICE MARTHA DELGADO SOBRE LA CONTINGENCIA AMBIENTAL?

Rafael Montes

Regresar al cobro de la tenencia vehicular para obtener recursos que financien el transporte público y ampliar de manera urgente y acelerada los sistemas de transporte público que ya existen, sobre todo Ecobici, Metrobús y Corredores Cero Emisiones, acompañados de peatonalizaciones y biciestacionamientos masivos, serían parte de las acciones que Martha Delgado, ex secretaria del Medio Ambiente de la Ciudad de México, aplicaría en el caso hipotético de que tuviera en sus manos la responsabilidad de enfrentar la emergencia por calidad del aire que se vive en estos días en la capital.

También, dice, regresaría el Hoy No Circula sabatino, pero en el que sólo dejan de circular un sábado al mes (y no todos los sábados) los automóviles con holograma 2, pues el actual modelo no tiene justificación.

En entrevista con Crónica Ambiental, se le pregunta: si estuviera en sus manos, ¿usted qué haría en estos momentos?

Para la ex funcionaria capitalina, es urgente que el gobierno de la ciudad acelere la ampliación de los sistemas de transporte público. “Realmente, ya no es el hilo negro lo que hay que inventar, ya están los sistemas con sus modelos económicos”, dice. Y para no depender de los recursos que la Federación pueda dar, para Delgado Peralta, volver a cobrar la tenencia sería una buena estrategia para financiar los proyectos.

“¿Me costaría? Sí, pero también aumentar el Metro costó. Creo que ahorita la gente ya está sensibilizada y creo que la gente prefiere pagar tenencia a no circular. Yo regresaría la tenencia vehicular de inmediato para capitalizar y desarrollar el transporte público, pero ya, rápido”, explica.

Durante los seis años que Martha Delgado estuvo al frente de la Secretaría del Medio Ambiente del Distrito Federal, nunca se activó una contingencia ambiental por ozono como la que este año se vivió a mediados de marzo pasado.

¿Qué cambió de su administración a la de ahora para que eso pasara?, se le pregunta.

Delgado Peralta tiene, al menos, tres explicaciones para la situación.

La primera, dice, es que el equipo de técnicos con los que ella trabajó, encabezados por el doctor Víctor Hugo Páramo Figueroa, traían una experiencia de ya ocho años de trabajo en el tema. Estaban ahí, en la Dirección General de la Gestión de la Calidad del Aire de la dependencia, dos años antes de que llegara Claudia Sheinbaum a la Secretaría. Trabajaron ahí los seis años del sexenio de Andrés Manuel López Obrador y se quedaron, para continuar su labor, cuando llegó el equipo de Marcelo Ebrard.

“Lo que hice fue hacerles caso. Tenían años de trabajo, experiencia. Desarrollaron una gran sensibilidad política y social, lo que hacía que sus propuestas fueran muy redondas, a pesar de que eran duras. Discutieron por muchos años las cosas y ya sabían por qué sí o por qué no hacer esto u otro, por ejemplo, advertían de que los automovilistas se iban a emplacar a otro lado. Eran muy integrales en sus conceptos, eran gente muy comprometida y nada burócrata. Era como un proyecto de ellos mismos. Tenían esa pasión de los científicos por las cosas”, recuerda Martha Delgado.

Al final de la administración pasada, estos científicos ya acumulaban una experiencia de casi 15 años en el tema de la calidad del aire en la Ciudad de México, pero con la llegada de Tanya Müller a la Secretaría, ese equipo de expertos fue paulatinamente desintegrado.

La transición de la Comisión Ambiental Metropolitana (CAM) a la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) fue el segundo cambio que afectó a la política de calidad del aire. Todo el equipo técnico de la primera, no permaneció para la segunda. De hecho, la CAMe se creó sin presupuesto, sin dinero para pagar a quienes trabajan en ella y sin que el aire fuera una prioridad, pues hay estados (Morelos, Tlaxcala y Puebla) para los que el tema no es de gran preocupación.

“Creo que la Megalópolis también es otro de los grandísimos errores. Yo creo que se tendría que instalar una CAM de aire y solamente de aire, otra vez. Es que ¿para qué quieres que no circulen en Puebla?”, dice Delgado.

MALAS DECISIONES

Sumado a ello, y es la tercera explicación, Martha Delgado cuestiona las decisiones que el gobierno de Miguel Ángel Mancera ha tomado en los últimos años.

Dice que el Hoy No Circula sabatino como funciona ahora, en donde dejan de circular todos los autos con hologramas 2, no tiene un sustento técnico, como sí lo tenía el anterior, en el que dejaban de circular sólo un sábado al mes. “Fue ambientalmente y  políticamente, una decisión equivocada”, afirma.

“Es como si dijera que el Hoy No Circula fuera: ‘todos los vehículos viejos no circulan el jueves’. Y te preguntas ¿por qué el jueves todos? ¿Qué caso tiene retirar el 100%? No tiene justificación, ni el indicador de la calidad del aire decía que se multiplica por cinco la contaminación el sábado. Nunca he oído la razón por la que se decidió eso. No le encuentro ningún sentido”, comenta.

Esa decisión, agrega la ex secretaria, vino a justificar (posiblemente como compensación por lo impopular de ese Hoy No Circula), la última y peor decisión que ha tomado el gobierno actual: generalizar el criterio que había dictado la Suprema Corte de Justicia de la Nación en 2015 para entregar el holograma de verificación de acuerdo con el nivel de emisiones del auto y no con base en su edad. Esa resolución sólo aplicaba para quienes promovieran amparos, pero el gobierno de la ciudad ordenó aplicarlo a todos los automóviles viejos.

“Es la más mala decisión que ha habido. El gobierno no estaba obligado. Es como si (Enrique) Peña Nieto hubiera salido al día siguiente y dicho sobre la mariguana: ‘ganaron esos cuatro el amparo, ahora todos la pueden sembrar y consumir porque la Corte ya le dio el amparo a esos cuatro’. Es exactamente igual. ‘Es que se van a amparar muchos’, decían. Pues que se amparen. Y en el ínter a ver qué hago para que no se haga adicta la población o, en este caso, para que no salgan, casi tres cuartos de millón, 750 mil vehículos viejos a circular diario”.

Delgado estima que eso arrojó a las calles de la ciudad en seis meses a una cantidad equivalente a sumarle al parque vehicular de la capital en un semestre lo que, en promedio, se agrega en tres años.

“El parque vehicular anual crece, de vehículos nuevos, un promedio de 250 mil al año, ¡nuevos! Es como haber crecido el parque vehicular de tres años, pero de puros viejos, en un solo semestre. ¿Qué pasa? Te irradia tantito el sol y ¡tómala! ¡Precontingencia! Y dicen ‘¡No circulan mañana todos los que tienen holograma 2!’ Pero ¿cuáles? Eran 50 mil coches nada más. Ya no hay hologramas dos. No funciona y ¿qué pasa? ¡Contingencia! Así fue”.

“SÍ APLICAMOS EL PROAIRE”

Martha Delgado regresó a los reflectores de los medios de comunicación después de tres años y medio de no opinar sobre la política ambiental que se aplica actualmente en la capital para refutar las declaraciones de la actual secretaria de Medio Ambiente, Tanya Müller, quien afirmó en días recientes que desde 2012, al llegar al gobierno, recibió sin avances el Programa para Mejorar la Calidad del Aire (ProAire) en el Valle de México, publicado en 2011 para aplicarse hasta el 2020.

En respuesta, Martha Delgado enumeró una serie de acciones, establecidas en el ProAire, que se realizaron en el último año de la administración pasada, el primero de la aplicación del ProAire, algunas de las cuales, incluso, superan lo realizado en tres años y medio del actual gobierno capitalino.

“El 2012 fue el año que más Ecobicis pusimos: en octubre y noviembre de 2012 (octubre, la fase dos; noviembre, la fase tres), se instalaron más o menos 2 800 bicis públicas del sistema Ecobici. En tres años y medio (del actual gobierno), no han instalado eso. Han metido dos mil 600 máximo. (Nosotros) en un año hicimos dos fases; en tres años y medio llevan una”, detalla.

El primero de enero del 2012, dice, entraron en vigor los nuevos equipos de verificación vehicular en todos los verificentros, después de un desarrollo tecnológico de cuatro años. “El primer año que operaron todos los equipos nuevos fue el 2012”, destaca.

El 17 de septiembre de 2012, el jefe de Gobierno, en su informe presentó tres o cuatro iniciativas de ley. Entre ellas, el Programa General de Ordenamiento Ecológico de la Ciudad de México. “Se dejó ahí, en la asamblea. En los cuatro meses que restaban del sexenio, es entendible que a lo mejor no daba tiempo. Nos fuimos. Pasaron tres años de la anterior legislatura y el gobierno actual no fue para decir ‘oigan, ¿qué pasó con el Programa de Ordenamiento Ecológico?’”.

La ex secretaria revira en el debate y pide cuentas. “Este es un buen momento, más que para estarse echando las culpas. Este año se cumple la primera mitad del plazo del ProAire. En este año, sería el primer corte a la mitad. Al final del año deben tener no iniciadas, sino hechas al 100% la mitad de las acciones. Ya estamos a casi cinco años de la aplicación. ¿Qué avances hay?”

About the Author

Deja un comentario


*