Ciudad de México
2

Ya no será orgánica e inorgánica; en 2017, la basura se dividirá en cinco partes

La Redacción

La separación de residuos sólidos en la Ciudad de México en fracciones más específicas que faciliten el reciclaje tendrá que esperar un año más.

La Secretaría del Medio Ambiente de la capital publicó este jueves en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México una prórroga a la norma NADF-024-AMBT-2013, la cual establece los criterios y especificaciones técnicas bajo los cuales se debe realizar la separación, clasificación, recolección selectiva y almacenamiento de residuos sólidos en la ciudad.

Esta norma, publicada el ocho de julio del 2015, entraría en vigor este año, pero con el anuncio de ayer, será hasta 2017 cuando comience a aplicarse.

La dependencia explicó que el Comité de Normalización Ambiental de la Ciudad de México acordó, el 15 de abril del 2016, ampliar el plazo para dar tiempo a implementar un programa piloto de recolección selectiva de los residuos y permitir a los ciudadanos que se familiaricen con las nuevas disposiciones.

El programa piloto arrancará el ocho de julio del 2016, mientras que la Secretaría de Obras y Servicios y las delegaciones, con el apoyo y coordinación de la Secretaría del Medio Ambiente, deberán emitir en un plazo de seis meses, el programa de recolección respectivo, para aplicarlo, ahora sí, en julio de 2017.

La nueva separación de residuos pasará de ser de dos fracciones (orgánica e inorgánica) a cinco: biodegradables que serán aprovechados; con potencial de reciclaje; inorgánicos de aprovechamiento limitado; especiales  y  voluminosos,  y  peligrosos  provenientes  de  fuentes  distintas  a  los establecimientos comerciales, industriales o de servicios.

En tanto, de los residuos con potencial de reciclaje, se hará otra subdivisión: papel y cartón, metales, plásticos y vidrio, mientras que los cadáveres de animales tendrán un tratamiento aparte.

Esta política de gestión de residuos, explica la Gaceta Oficial, está basada en el principio de “Basura Cero”, el cual consiste en disminuir, aprovechar y valorizar al máximo la cantidad de residuos que actualmente llegan a sitios de disposición final, a través de la reutilización, reciclaje y aprovechamiento energético; en su mayoría éstos están constituidos por materiales que pueden ser seleccionados con facilidad para usarse como materias primas recuperables.

About the Author

Deja un comentario


*

JOSE RENE AGUILAR BAROJAS 08 mayo 2016

Esto se ha venido generando de años y no se toma conciencia del daño que estamos haciendo a este mundo que es nuestra casa, es ya un grave problema y se tiene que concientizar y tenemos que empezar a separar desde nuestra casa, se tiene que educar alos niños en las escuelas y muy importante tomar acciones !

Responder
Alvaro de la Paz Zavala 13 mayo 2016

-“permitir a los ciudadanos que se familiaricen con las nuevas disposiciones”
Pues que se aplique, nadie se “familiariza” con lo que no se hace.

Responder