Ochenta y nueve de las 182 regiones aseguradas por la Comisión Nacional de Áreas Protegidas sirven para actividades turísticas sustentables.

Actualmente en México, 89 de las 182 regiones aseguradas por la Comisión Nacional de Áreas protegidas, sirven para actividades turísticas sustentables.

EarthCheck, organización considerada líder en el mundo sobre temas de consultoría para la industria del turismo y hospitalidad, ha otorgado al país cuatro certificados en la categoría de destinos sustentables, entre los que se encuentran Huatulco, en Oaxaca; Ixtapa, en Guerrero; Nopolo, Loreto, en Baja California Sur, y Nuevo Vallarta, Bahía de Banderas, en Jalisco.

Bajo el concepto de Ecoturismo, México es líder a nivel mundial; por ejemplo, en 2017, el Hotel Xcaret México, en Quintana Roo, se convirtió en el primer hotel de América en obtener la certificación de EarthCheck, en la categoría de planeación y diseño de un proyecto sustentable.

México necesita un turismo sustentable

En 2010, el hotel El Patio 77 abrió sus puertas, y fue considerado el primer hotel ecosustentable en operar en la Ciudad de México. Pese a la paradoja que supone la existencia de un hotel ecológico en una de las ciudades más contaminadas del mundo, la gerente del lugar, Luisa Ramírez, explica: “Para nosotros tiene mucho sentido que El Patio 77 esté ubicado en una de las ciudades más contaminadas del planeta. Si tiene sentido que existan hoteles ecosustentables en las playas, lo tiene más en las ciudades”.

Algunas de las características principales del hotel son: la captación de aguas pluviales y grises, las cuales son tratadas en sus propias plantas; paneles solares; el uso de focos ahorradores y de movimiento, entre otros aspectos.

Poco a poco, vamos encontrando que estos conceptos de negocio e interés por preservar el medio ambiente se desarrollan en todo el país.

Tenemos otro ejemplo en el estado de Oaxaca. Se trata del hotel Escondido, de Grupo Habita, que cuenta con sólo 16 cabañas. El desayuno se elabora con ingredientes 100% oaxaqueños, adquiridos en el mercado de Puerto Escondido; las vajillas donde se sirven los alimentos han sido elaboradas en barro por artesanos del estado.

Una iniciativa ecológica por parte del hotel es el colocar jarras de agua en las habitaciones en lugar de botellas de plástico; las amenidades de las habitaciones son artesanales, orgánicas y biodegradables.

Así vemos que, la cultura del turismo sustentable en México va creciendo y se dirige hacia la conformación de una conciencia ecológica en favor del mundo en que vivimos.

Compartir: