Esta planta es una gran aportación al mundo pues de ella se obtiene la materia prima de un plástico biodegradable.

En México el nopal es considerado un emblema nacional; ahora esta planta suma una gran aportación al mundo al ser la materia prima de un plástico biodegradable, que ayuda a disminuir la contaminación y a preservar el medio ambiente.

Sandra Pascoe, investigadora de la Universidad del Valle de Atemajac en Guadalajara, Jalisco, desarrolló este nuevo material, hecho a base de jugo de la planta, con el que se pueden fabricar diversos objetos, por ejemplo, empaques desechables que no contaminen el ambiente.

“Quito las espinas, y someto la pulpa a un prensado para obtener jugo, que es lo que utilizo”, explica Sandra Pascoe.

Los nopales utilizados para estos proyectos son obtenidos en San Esteban, un pequeño poblado fuera de Guadalajara, que está rodeado de colinas con huertos de nopal, ya que sus 37 000 habitantes se dedican al cultivo del cactus.

El enfoque principal es crear objetos que no tengan un largo tiempo de vida; por ejemplo, desechables, empaques, etcétera; productos que no tengan tanta durabilidad, que sean de un solo uso.

En septiembre de 2018, el congreso de Jalisco aprobó la ley que prohíbe el uso de bolsas de plástico de un solo uso que no sean biodegradables, además de otros productos como los popotes y artículos desechables, que entrará en vigor en 2020.

Por ello, Pascoe pretende obtener la patente del plástico antes de que termine 2019, para después buscar su producción en masa.

“Depende de las aplicaciones que logremos obtener, pudiera haber una transferencia de tecnología para alguna empresa interesada en la explotación del producto”, dijo.

Sin embargo, hay que reconocer que, a pesar de ser un material amigable con el medio ambiente, no representa una solución integral para dejar de contaminar con materiales no reciclables, ya que no se ve una sustitución de plásticos a un corto plazo.

Este producto sólo será un granito de arena, ya que además deben emplearse otro tipo de estrategias de reciclado para evitar que vaya a parar al mar, al campo o al bosque.

El problema del plástico sigue afectando el medio ambiente a nivel mundial; por ello, en marzo de 2019, en Nairobi, Kenia, los países miembros de la ONU se comprometieron a una reducción significativa del plástico de uso único en los próximos 10 años; actualmente cada año se vierten en los océanos aproximadamente ocho millones de toneladas de este material.

Compartir: