Después de los peores incendios de sus historia y de cara a un futuro con muchos problemas ambientales, California decidió legislar en pos de las energías limpias.

Desde el 18 de mayo, California se ha convertido en el segundo estado, después de Hawái, en busca de ser completamente sustentable. El pasado 30 de agosto, el senado del estado más rico de la Unión Americana, pasó el proyecto de ley BS100 (Senate Bill), presentado hace más de un año por el senador demócrata Kevin de León, de Los Ángeles.

La nueva norma busca que en el 2045, el 100% de la energía sea producida a través de fuentes limpias, como la eólica o la solar; y acelera los planes anteriores que buscaban que en 2030, California tuviera un 50% de fuentes limpias, plazo que ahora se ha recorrido al 2026 y el 60% para el 2030.

Aminorar el incremento del calentamiento global, entre otras cosas, por la emisiones de gases de efecto invernadero, es el objetivo principal de esta ley. De 2012 a 2016, California sufrió la peor sequía de su historia. Y en el 2017 el cambio fue tan drástico, que el temporal húmedo provocó inundaciones. Pero, además de lluvias torrenciales, creyeron que habían sufrido el incendio forestal más grande registrado, Thomas. Hasta principios de agosto de este año, cuando Mendocino Complex, superó la cantidad de hectáreas consumidas por las llamas en 2017.

Además de lo sucedido, está lo que va a suceder. Según la Cuarta Evaluación del Cambio Climático de California (California’s Fourth Climate Change Assessment), para el 2050 habrá 2/3 menos de agua y el 16% de sus regiones agrícolas sufrirán de escasez de agua. En el 2100 el termómetro podrá subir de 5.6º a 8.8º grados, se prevén más incendios extremos y la destrucción del 77% de la superficie boscosa del estado. Por si fuera poco, del 31% al 67% de las playas sureñas pueden erosionarse y millones de casas desaparecerían por el aumento del nivel del mar, una predicción que incluye los aeropuertos de San Francisco, Oakland y San Diego.

La ley BS100 recibió el apoyó del exgobernador Arnold Schwarzenegger y Al Gore, exvicepresidente durante la presidencia de Bill Clinton y conocido activista ambiental. En Twitter, de León, solo pedía una firma más, la del gobernador demócrata Jerry Brown, quién siempre ha estado a favor de las iniciativas para hacerle frente al calentamiento global, para que la norma entre en vigor.

 

Compartir: