Aproximadamente 300 tortugas marinas, en peligro de extinción, fueron encontradas enfrente de las costas de Oaxaca. Las autoridades investigan quién es el responsable.

El martes 28 de agosto aparecieron más de 300 tortugas marinas muertas atrapadas en una red, frente a las costas mexicana de Oaxaca. La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) anunció ayer en Twitter: “Se confirma la muerte de tortugas en Costas de Barra de Colotepec, que habrían quedado atrapadas en redes de barcos atuneros, @PROFEPA_Mx investigará el tema”.

En México, desde 2010 la Norma Oficial Mexicana (NOM-059-SEMARNAT-2010) de Protección Ambiental-Especies nativas de México de flora y fauna silvestres-categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio lista de especies en riesgo, incluye a varias especies de quelonios, reptiles de 4 extremidades cortas, con mandíbula sin dientes y caparazón. Las tortugas golfinas (lepidochelys olivacea), encontrada frente a las costas oaxaqueñas, están catalogadas como una de estas especies en peligro de extinción.

Nuestro país alberga 6 de las 7 tortugas marinas que hay en el mundo y desde hace décadas se han hecho varios esfuerzos por su cuidado, incluso con penas judiciales por su pesca y comercialización. De hecho, a principios del mes, las autoridades también reportaron la muerte de 113 tortugas marinas: 102 golfinas, 6 carey y 5 verdes, en un santuario del estado de Chiapas, y tampoco se ha descubierto si fue por anzuelo, mallas o a causa de alguna alga tóxica.

Los pescadores locales avisaron a las autoridades del hallazgo. Luego personal de la PROFEPA, junto con la Secretaría de Marina Armada de México (SEMAR), el Centro Mexicano de la Tortuga, la Universidad del Mar y pescadores ayudaron a retirar la malla, de casi 120 metros de longitud, y a enterrar las tortugas en una fosa. Por el grado de descomposición, se cree que los animales murieron hace más de 8 días por ahogamiento y que se encontraron con la red camino a desovar en la costa, un recorrido que suelen hacer entre mayo y septiembre, anualmente.

Su localización exacta fue a unos 700 kilómetros de Puerto Escondido, frente a la Barra de Colotepec, jurisdicción del municipio de Santa María Colotepec, Oaxaca.

Cuando la noticia se dio a conocer, se dijo que las redes no correspondían a las usadas por los pescadores locales, y que podrían ser de barcos atuneros. Hoy miércoles (29 de agosto), la versión de las autoridades a cambiado; en un informe publicado en la página oficial de la PROFEPA, se asegura que, “el tipo de red donde quedaron atrapadas las tortugas es de pesca ribereña para atrapar pez ojotón, es decir, no es usada para la extracción de camarón o atún”.

Mientras se encuentra a los responsables, la CONAPESCA se ha comprometido a reforzar la campaña de concientización entre los pescadores de la región, sobre las redes que no afectan la biodiversidad y como se puede lograr hacer una pesca más sustentable.

Compartir: