Tenemos 10 veces más células bacterianas que humanas.

Eres más bacteria de lo que eres ser humano. Según un estudio de la universidad de Idaho, dirigido por Carolyn Boach, tenemos 10 veces más células bacterianas que humanas; en tanto, el centro de genética de Utah sostiene que necesitamos diversidad bacteriana, ya que durante los tres primeros años de vida desarrollamos la base del sistema inmunológico. Así, entre mayor sea la exposición bacteriana, mayores serán las defensas.

Ecover, una compañía belga de productos sustentables de limpieza, colaboró con Forum for the Future para explorar la pregunta, ¿cómo entender nuestro hogar como un ecosistema vivo y desarrollar un equilibrio más saludable? La firma entiende que es necesario redefinir el concepto de limpieza, explorando cómo interactuamos biológicamente con el entorno.

Para lograrlo, buscó inspiración en la naturaleza y lanzó un producto que emula los procesos que suceden en el ambiente, donde no hay desperdicios o sustancias tóxicas. El mejor ejemplo es un bosque: ahí no existe un elemento externo que lo “limpie”, y los agentes vivos —árboles, agua y animales— contribuyen a crear ecosistemas saludables; ahora vayamos a casa y veámosla como un mini ecosistema que requiere limpiadores con probióticos, es decir, bacterias buenas (como ocurre en la naturaleza). Estos productos contendrían microorganismos vivos que funcionan para combatir la suciedad de forma de forma natural y permiten crear un ecosistema saludable.

Aquí es donde la educación se convierte en parte crucial del proceso de innovación. Si se busca que este tipo de productos se difundan, lo primero que debe hacerse es superar los obstáculos mentales: anuncios alardeando de que un producto “mata 99.9% de las bacterias” o produce “el blanco más blanco”, sin preguntarse si estas bacterias podrían trabajar a nuestro favor. Ecover se da cuenta de que esta idea implica recalibrar el paradigma del significado de “limpieza”.

“Preferimos tener un enfoque más simbiótico, en el que estamos a favor de las buenas bacterias y microorganismos, en lugar de matar a todo lo que está vivo”, explica Dirk Develter, Head of Research and Development de la marca.

Necesitamos cambiar nuestra perspectiva sobre las bacterias, y usar productos que nos conectan con el entorno para vivir más plenamente, en lugar de sólo subsistir en una casa estéril, sin vida.


Fuentes: Centro de Genética de Utah. | Forum for the future. | Scientific american

Compartir: