Gracias al anillamiento realizado por la Fundación Pedro y Elena Hernández, este año se registró una colonia de 40,000 individuos.

En 2010, el flamenco del Caribe era una especie en peligro de extinción. Forma parte de la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT, divulgada el 30 de diciembre de 2010 por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la cual es la última publicación oficial realizada hasta la fecha, que enlista todas las especies de flora y fauna amenazadas o en peligro de extinción aún presentes en el territorio mexicano.

Sin embargo, actualmente, la Lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, en la que constantemente se actualiza el nivel de población de especies de flora y de fauna, incluye al flamenco en la categoría de “menos preocupante” con respecto a la posibilidad de que caiga en riesgo de extinción.

Este año la colonia reproductiva en Yucatán superó las expectativas. Se encontraron a 11,824 volantones o pollos de flamenco que ya están listos para volar y se alimentan por sí mismos. Se estima una población mínima de 40,000 individuos reproductivos esta temporada.

No fue un proceso fácil

La SEMARNAT, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegías (CONANP) y la Fundación Pedro y Elena Hernández A.C., organización a favor del rescate y la conservación de la riqueza natural de México, llevaron a cabo el anillamiento de 580 flamencos en la Reserva de la Biosfera de Ría Lagartos, Yucatán.

El anillamiento consiste en colocar un anillo metálico, habitualmente de aluminio, con un número, en la pata de un ave. Tiene como objetivo conocer más sobre la migración, longevidad, mortalidad, estudios de población, comportamiento y alimentación, a través de métodos de rastreo y el análisis de los ecosistemas donde han estado las aves.

En el caso del flamenco del Caribe, la medida permite estudiar los movimientos de la especie entre sus espacios de alimentación y reproducción, y generar medidas para su protección, así como la de a los ecosistemas que habita. Gracias a los anillos identificadores se puede dar seguimiento a las aves mediante monitoreo en las áreas protegidas de México y de otras reservas del caribe.

El anillamiento comenzó a realizarse a partir de 1987. Desde 2002, Fundación Pedro y Elena Hernández A.C. ha colaborado, y en 2015 tomo de manera directa el programa de conservación del flamenco del Caribe en Yucatán, en coordinación con la CONANP.

La amenaza; la misma que para muchas especies

El incremento en la actividad turística, aunado a otras actividades económicas, constituye la principal amenaza a la colonia reproductiva, especialmente si no se generan los controles adecuados para un correcto aprovechamiento de los recursos del humedal. Como parte de los esfuerzos por reducir estos impactos, a partir de este 2018, se controlará la entrada al público a la zona núcleo de anidamiento, mediante un control de acceso a cargo de la CONANP y las autoridades de la reserva.

Sin embargo, el turismo es la principal actividad económica de la zona junto con la industria salinera. Una forma de asegurar el bienestar del flamenco del Caribe es evitar las épocas de apareamiento. La mejor época para poder observar grandes concentraciones de flamencos de forma respetuosa y sin impactar a las aves es entre los meses de enero a marzo, en sus zonas de alimentación en Ría Celestún y los Petenes.

Hallazgos con plumas

El comisionado Nacional, Alejandro del Mazo Maza señalo que, gracias al programa de anillamiento y monitoreo del Flamenco del Caribe, sabemos que la misma población de esta especie se desplaza entre México y Cuba. La reserva de la Biósfera Ría Lagartos es junto con el refugio de fauna silvestre Ría Máximo en Cuba, la colonia reproductiva más importante para la recuperación del ave. El interés por la protección del flamenco y a sus zonas de anidamiento, ayuda a proteger en Ría Lagartos a más de 715 especies de flora y 661 especies de fauna.

En meses recientes, de la población de Yucatán, fue posible anillar 580 aves con el apoyo de 55 técnicos y 66 voluntarios. Estos flamencos se sumaron a los 5,973 especímenes registrados anteriormente y también se toma en cuenta a las crías que serán parte de la próxima migración. Antes del término de agosto se instalará un transmisor satelital a uno de los adultos de la colonia para precisar su rastreo.

Alberto Labastida, director general de Fundación Pedro y Elena Hernández A.C., comentó que buscarán “hacer mejor uso de la información disponible para que los programas de educación ambiental, conservación, restauración de ecosistemas y capacitación a operadores turísticos sean cada vez más eficientes.”

2018 representa un año de éxito para el programa de conservación, al haber logrado colocar por primera vez rastreadores satelitales a algunos flamencos adultos, lo que permitirá conocer de forma más puntual sus hábitos y movimientos dentro y fuera de la Península de Yucatán.

Para el cuidado del flamenco y su hábitat se han implementado diferentes acciones adicionales al anillamiento. Destacan los programas de sensibilización y educación ambiental, además de la capacitación permanente a prestadores turísticos para el adecuado aprovechamiento de los recursos naturales. Lo anterior, es de gran importancia para el desarrollo sostenible sin recurrir a cerrar el acceso turístico.

Como parte de los programas de protección de ecosistemas se ha afianzado la colaboración con otras organizaciones para la protección de diversas especies y el estudio y protección de diversos ecosistemas. Estos esfuerzos no se podrían lograr sin la coordinación de las autoridades, el apoyo de la iniciativa privada, los institutos de investigación, las asociaciones y comunidades.

En el anillamiento, la investigación y análisis de resultados se ha contado con la colaboración de la UNAM, ECOSUR y CINVESTAV, y con el apoyo de empresas socialmente responsables como ISYSA, Fundación BEPENSA, Africam Safari y Xcaret.

Bárbara Hernández, presidenta de la Fundación Pedro y Elena Hernández, señaló que este esfuerzo ha sentado un precedente de éxito a nivel internacional sobre la recuperación de una especie icono como es el flamenco.

Comentarios

Compartir: