A dos días de la contienda electoral, analizamos la agenda del puntero en las encuestas: Andrés Manuel López Obrador.

Proyecto 18 es el nombre del plan de nación que propone Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial representante de la coalición Juntos Haremos Historia, formada por Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), el Partido Encuentro Social (PES) y el Partido del Trabajo (PT), para el próximo sexenio, en caso de resultar electo este domingo primero de julio.

Reestructuración del sector petrolero

AMLO propone revertir la reforma energética implementada en el sexenio de Enrique Peña Nieto, la cual incluyó la privatización del sector petrolero, y permitió la inversión extranjera en el mercado mexicano, pero causó un incremento en los precios de la gasolina, gas y electricidad.

El Proyecto 18 propone construir dos refinerías adicionales a las seis ya existentes, lo cual no resulta viable ya que en ninguno de los estados en los que se planea construirlas cuenta con infraestructura para recibir la materia prima, como poliductos capaces de cargar el crudo. La inversión requerida para construirlas se estima en 228,000 millones de pesos. La caída en la producción de crudo en México y la competitividad en cuanto a precio de proveedores extranjeros, también hacen que este proyecto resulte poco conveniente.

Energía renovable

El plan de AMLO pretende aumentar la generación de energía eléctrica que se produce en las centrales hidroeléctricas actuales, “para reducir el uso del gas natural e impulsar la reducción de tarifas eléctricas domésticas”.

De llevarse a cabo, esta propuesta podría generar un problema ambiental. Por ejemplo, ciertas especies marinas que habitan ecosistemas con bajos niveles de salinización en el agua, debido a la desembocadura de un río en el mar, se ven amenazadas o terminan por extinguirse cuando las presas limitan la mezcla del agua dulce entrante al océano, la salinización aumenta y sus ecosistemas se reducen. Como ejemplo está la Presa Morelos, en el Río Colorado, retiene el 90% del agua de éste, el cual no llega al Mar de Cortés.

Este fenómeno se reproduce en distintos puntos del país. De acuerdo con la CANAGUA, México cuenta con 53 presas activas actualmente.

También, se propone acelerar la transición a energías renovables mediante el establecimiento de una red nacional de estaciones solares, incentivar el uso de los vehículos eléctricos y llevar las energías sustentables a 45,000 comunidades que no cuentan con electricidad. Además, se ofrecerían estímulos fiscales y créditos a empresas que instalen y promuevan el uso de energías renovables.

Agua y agricultura

Hace el compromiso de asegurar la disponibilidad de agua potable en las 13 regiones hídricas del país. De acuerdo con un estudio realizado por Mesfin Mekonnen y Arjen Hoekstra, México es uno de los siete países donde hay más insuficiencia de agua. Noventa millones de mexicanos —que representan un aproximadamente el 75% de la población nacional— viven con escasez de este recurso, y 20 millones de éstos padecen la falta de agua a lo largo de todo el año.

También se plantea mejorar su distribución en las zonas urbanas, priorizando aquellas en donde el líquido es escaso. Se pretenden construir plantas desaladoras en la región norte del país, y acueductos en el centro y sur, Sin embargo, el documento no especifica el número de plantas ni de acueductos que se ambiciona construir.

Respecto a la agricultura, se busca implementar un plan de autosuficiencia alimentaria, a través de la “incrementación de la producción de cultivos, principalmente granos, para abatir el actual déficit comercial en ese segmento. Recuperar superficies afectadas y desarrollar nueva infraestructura hidroagrícola para incorporar nuevas áreas de cultivo”. Esta propuesta tampoco contiene información sobre dónde o cómo se llevará a cabo.

Otra de iniciativa es restaurar los bosques y selvas nacionales, plantando un millón de hectáreas de árboles frutales y maderables durante el próximo sexenio, con el fin de generar una restauración ecológica y empleo, e incentivando la economía de autoconsumo en las comunidades.

A pesar de que muchos programas de reforestación en distintos países muestran resultados, no cumplen con las metas establecidas. En México existen antecedentes. Por ejemplo, el programa federal de Reforestación ProÁrbol del 2009, que recuperó 8.7 millones de hectáreas forestales y de campo, en las 31 entidades del país y la capital, de las que 2.6 millones tenían potencial maderable. El índice de éxito de este programa fue del 50%. Esta acción es muy necesaria, pues el ritmo de deforestación en México es uno de los más intensos del planeta. De acuerdo con el Instituto de Geografía de la UNAM, cada año, desde 2011, se pierden 500 mil hectáreas de bosques y selvas.

Pesca

En temas pesqueros, el Proyecto18 da continuidad a lo ya establecido. Propone mantener el modelo de protección de especies a través de reservas para la pesca deportiva, permitida únicamente en un área delimitada de 50 millas a partir de la costa, delimitada por la Comisión Nacional de la Acuacultura y Pesca (CONAPESCA).

Para hacerle frente a la pesca ilegal, se propone continuar con el apoyo y regulación de la vigilancia marina por medio de sistemas satelitales. Así como, procurar el mantenimiento de “la producción pesquera acuícola nacional por encima de las 1,7 toneladas y fomentar el desarrollo tecnológico para su fortalecimiento”.

De acuerdo con un comunicado de la SAGARPA, publicado en marzo de 2018, el crecimiento de la productividad marítima y acuícola nacional, este año alcanzó los 1.8 millones de toneladas de producto. Sin embargo, para garantizar la sustentabilidad de la industria pesquera, es necesario establecer cuotas proporcionales a pesquerías, según la cantidad de empleados en cada, sus ubicaciones y sus certificaciones para seguir procesos sustentables, además de apoyar el establecimiento de redes de comercio justo en el interior y exterior del país.

De acuerdo con Mario Aguilar Sánchez, titular de CONAPESCA, el desarrollo de la industria acuícola es viable para la producción de alimentos y fortalece la seguridad alimentaria en México y el mundo. Una fuente de empleo para 40 mil acuicultores nacionales, que también beneficia a los millones de consumidores.

Turismo

Para disminuir el impacto ambiental en el sector turístico, se propone fomentar las prácticas sustentables en distintos puntos clave, “que permitan posicionar a México como un destino donde se preserva, respeta y protege el patrimonio cultural y el medio ambiente”.

Según el Plan de Turismo Sustentable, de la SEMARNAT, publicado en 2017, durante las últimas décadas, ya se han puesto en práctica medidas para disminuir la huella ambiental del turismo, ya que, éste se ha convertido en una de las actividades socioeconómicas más importantes para el desarrollo y bienestar de México. Asegurar los recursos naturales que funcionan como atractivo turístico es primordial para la economía nacional.

Para lograrlo, la SEMARNAT y la Organización Mundial del Turismo propusieron asegurar la contribución al desarrollo local de las comunidades en las que se recibe turismo, la participación de éstas como actores principales y socios con derechos en los procesos de planeación y la puesta en práctica, fomentando el desarrollo de empresas turísticas responsables con el medio ambiente, respetar la vegetación natural y evitar la degradación donde se desarrollen nuevos proyectos turísticos, contar con la asesoría de arquitectos, ingenieros y ambientalistas experimentados, no edificar en zonas de dunas costeras o cerca de arroyos y ríos, tomar en cuenta los corredores naturales y no seccionarlos, porque son vitales para las especies, y tomar en cuenta la disponibilidad del agua en la región.

Equipo

Josefa González Blanco es la persona propuesta por Andrés Manuel López Obrador para convertirse en titular de la Secretaría de Medio Ambiente. Es parte del proyecto Vida Silvestre de Aluxes Palenque, en Chiapas, enfocado en la conservación de la Selva Lacandona a través de programas de reforestación. También participa en programas destinados a la reproducción de la flora endémica con la que se ha repoblado el predio de Aluxes, Chiapas, y se han establecido corredores orientados hacia el parque nacional ahí decretado, para asegurar el tránsito de fauna silvestre. También encabezó el programa Rescate de la Guacamaya Roja para la reintroducción de esta especie, misma que estaba extinta en la región chiapaneca desde hace más de 70 años y que hoy tiene una población de 114 individuos que viven en libertad.

Compartir: