La revista Science publicó un informe alarmante: en los últimos 5 años la Antártida ha triplicado su deshielo.

La revista científica Science publicó hoy una serie de resultados sobre los últimos hallazgos del proyecto Antarctic Ice Sheet, y son alarmantes. El estudio es un monitoreo del deshielo en la Antártida de 1992 al 2017. Sin embargo, en los últimos años, a partir del 2012, el agua se ha estado derritiendo a un ritmo 3 veces más acelerado que en los años anteriores.

44 organizaciones científicas y 84 investigadores se reunieron en una colaboración llamada: ice sheet mass balance inter-comparison exercise (IMBIE), creada en 2011 y liderada por la Universidad de Leeds, para estudiar de forma coordinada, con la ayuda de satélites y expertos en distintas áreas, la situación de crisis de la Antártida, causada por el calentamiento global.

IMBIE tiene como objetivo hacer públicos sus descubrimientos para llamar la atención sobre la necesidad de frenar el deshielo del Polo Sur. De 1992 a la fecha, el hielo derretido ha elevado el nivel del mar en casi 8 milímetros. El gran problema es que en la Antártida hay suficiente hielo para elevar el nivel de los océanos hasta los 58 metros de altura.

La alarma se encendió cuando los científicos se dieron cuenta que los 76.000 millones de toneladas anuales que perdía el continente aproximadamente, comenzó a acelerarse hace 6 años. Ahora la Antártida pierde 219.000 millones de toneladas. Para uno de los líderes del equipo de investigación, Andrew Shepherd, de la Universidad de Leeds, es “preocupante” la situación y se deberían de comenzar a tomar medidas gubernamentales para proteger zonas y ciudades costeras.

La Antártida es el continente más frío, mide 14 millones de kilómetros cuadrados y tiene una temperatura media anual que ronda los -50 grados centígrados, es un termostato que mide cómo se encuentra la Tierra. Además, es una de las reservas más grandes de agua dulce existentes. Si su capa de hielo continúa desapareciendo, las consecuencias serían malas en varios aspectos: cambios de las corrientes oceánicas, en la temperatura del mar, en las especies marinas y, por consecuencia, en la industria pesquera. Sin contar las inundaciones.

Los expertos generaron dos escenarios para 2070. Uno prevé más emisiones de gases efecto invernadero y aumento de la temperatura en 3.5 grados centígrados, lo que provocaría que el nivel del mar pueda elevarse 27 centímetros. Éste es el catastrófico.

Por otro lado, está el escenario óptimo que incluye regulaciones rígidas dirigidas a bajar la emisión de gases tóxicos, promoviendo el uso de energías renovables, y frenar de manera urgente el calentamiento global. Según el estudio, este modelo podría evitarle muchos dolores de cabeza —y dinero— a los gobiernos.

El Polo Sur ha entrado en un proceso irreversible desde el 2010, pero Andrew Shepherd asegura que si se toman las medidas adecuadas durante los siguientes 10 años, es posible aminorar el daño que puede causar el deshielo.

Compartir: