La empresa mexicana Dezba entra al mercado de la movilidad con una nueva oferta: bicicletas eléctricas.

En las próximas semanas se lanzará un nuevo servicio para los ciclistas de la Ciudad de México: Dezba. Una empresa mexicana de bicicletas eléctricas compartidas que funcionará a través de una aplicación para celulares. Dezba innova y pretende mejorar la movilidad de cientos de habitantes en busca de opciones para transportarse.

Hace tres años Federico Recke y Fernando Herrera Lasso decidieron emprender. Vieron un nicho inexplorado en la movilidad: bicicletas eléctricas. Alrededor de 340 mil habitantes usan la bicicleta como medio de transporte en la Ciudad de México, de acuerdo con una encuesta realizada en el 2017 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Muchos de los ciclistas tienen bici propia o utilizan el sistema Ecobici, implementado en 2010 por la administración liderada por Marcelo Ebrard.

Ecobici nació con 84 cicloestaciones y 1,200 bicicletas y según datos de la empresa: “En sólo 6 años la demanda impulsó la expansión del sistema en un 400%. Actualmente tiene 452 cicloestaciones, más de 6,000 bicicletas y brinda servicio de lunes a domingo a más de 100,000 usuarios en 43 colonias”.

Para Recke y Herrera Lasso el reto es otro, ofrecer bicicletas sin anclaje (sin estación) que puedan mover a las personas “intercolonialmente” y romper el paradigma de que este medio de transporte solo sirven para desplazamientos menores a una milla (un kilómetro y medio). En una entrevista de MILENIO, Herrera Lasso mencionó que, “una bicicleta eléctrica te puede dar un desplazamiento tres veces mayor de lo que puede una mecánica”.

Dezba iniciará operaciones con 150 bicicletas en un polígono limitado, aún por definir de acuerdo a lo que decida la Secretaría de Movilidad en conjunto con la Secretaría de Medio Ambiente. La petición para hacer la prueba piloto es en Polanco y las Lomas bajas, con el objetivo de probar el modelo en lugares con pendientes.

La bicicleta tiene tres modalidades de conducción: el ciclista puede utilizar la electricidad sin pedalear hasta que la bicicleta alcance su límite de velocidad, que es 25 kilómetros por hora; el ciclista puede pedalear un poco y la bici puede asistirle para alcanzar dicha velocidad; o se puede apagar el sistema eléctrico y pedalear todo el trayecto.

Aunque no se sabe con exactitud la fecha en la que Dezba estará disponible, ya es posible bajar su aplicación para celulares, en la cual será posible ubicar las bicicletas, y servirá como una llave para activarlas; algo similar a cómo funciona Econduce, el sistema de scooters eléctricos en la Ciudad de México. El servicio de Dezba funcionará por medio de una suscripción mensual con viajes ilimitados de 45 minutos, la cual costará aproximadamente $199 pesos mensuales y el precio por un viaje será de $18 pesos. La bici tiene un alcance de 35 kilómetros, y cuando su batería disminuye a un 25% de su capacidad se desactiva y el servicio de Dezba la localiza para cambiar la batería por una completamente cargada.

Por otro lado, Recke dice que es necesario mejores lineamientos de los gobiernos para abrir el mercado a estos novedosos sistemas, sin embargo, considera que a partir del éxito de Ecobici, se ha puesto más empeño en incluir nuevos métodos de movilidad, que faciliten el tránsito en una ciudad tan compleja como lo es la capital mexicana.

Compartir: