En el marco de los 25 años del Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN) de León, funcionarios, representantes internacionales y expertos discutieron sobre el futuro de la ciudad y sus retos en materia de seguridad, movilidad y combate a la desigualdad.

León, Guanajuato, 4 de diciembre de 2019. El Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN) de León, Guanajuato, convocó a un grupo de funcionarios municipales y federales, representantes de organismos internacionales y expertos para analizar los resultados preliminares de la consulta ciudadana hecha sobre el Plan Municipal de Desarrollo y el Programa de Ordenamiento Territorial y Ecológico Municipal.

Retos como los que planteó Graciela Amaro, directora del IMPLAN-León, sobre inseguridad, movilidad y desigualdad, son parte de la dualidad de las ciudades, mismas que encuentran eco en el concepto griego pharmacon —que se refiere a la oposición entre elementos positivos y negativos—que abordó Eduardo López Moreno, representante de ONU Hábitat en México.

Ciudades duales

Al ser cuestionado por el periodista Ricardo Raphael, moderador del panel, sobre los desafíos de la consulta hecha por el IMPLAN, López Moreno abordó la idea de la dualidad al considerar que las ciudades afrontan elementos positivos y externalidades negativas que deben ser detectadas y solucionadas.

Explicó que León es una urbe que ha sido ejemplo de desarrollo con una diversificación de actividades económicas que la ha posicionado a la vanguardia del desarrollo sustentable a nivel nacional.

Abundó que la planeación impulsada desde organismos mixtos como el IMPLAN, junto con la noción arraigada de la participación ciudadana, han sido los elementos que potenciaron el crecimiento de este municipio, del cual dijo: “Creció bien, pero puede hacerlo mejor”.

“El futuro de los 25 años que se plantean es para que la ciudad crezca diferente, pero la pregunta es si las ventajas económicas de la región se van a magnificar o se van a convertir en externalidades; esta decisión y rumbo estarán muy vinculados a cómo se lleve la planeación”, destacó el representante en México de ONU-Hábitat.

Moreno planteó tres factores que, considera, aportan a que las ciudades superen con mayor sencillez sus externalidades:

  1. Repensar la gobernanza local por una regional.
  2. Entender que la planeación debe apostar por sociedades incluyentes, que contribuyan a eliminar la desigualdad social y urbana.
  3. Implementar una visión de largo plazo, que pueda revisarse y ajustarse a la evolución propia de las ciudades vivas.

Participación ciudadana, el reto mayor

En su oportunidad, el experto en desarrollo urbano y planeación, Salvador Herrera, quien diseñó y ejecutó el proceso de participación ciudadana para el IMPLAN-León, destacó las dificultades que este tipo de ejercicios representan; sin embargo, acotó que el alcance de los resultados es mayor cuando se llevan a cabo.

“¿Cómo podemos generar ciudades colectivas si tenemos una cultura de vivir desde lo individual? El reto está en los acuerdos y logros ciudadanos. Ha sido difícil lograr una participación ciudadana copiosa, lo que nos dice que debemos recomponer la relación entre los actores urbanos”, expuso el también director del la consultora Urbanística.

Herrera destacó que el trabajo hecho desde el IMPLAN ha dado frutos, como la implementación del Optibús y el proyecto de mejora del Parque Metropolitano de León.

La gestión del suelo como el origen

En representación del Gobierno de México, José Alfonso Iracheta, director del Instituto Nacional de Suelo Sustentable, expuso que la gestión y diversificación de las vocaciones del suelo deberán estar estrechamente vinculadas al desarrollo y planificación que se hagan para la ciudad de León.

“Si logramos controlar, gestionar y ordenar el recurso más escaso que tiene una ciudad, que es el suelo, vamos a ser capaces de ordenar el resto (…) si partimos de una base de suelo, podemos tener una mejor aproximación respecto a todos los retos que se enfrentan en la ciudad”, aseguró.

Los expertos y funcionarios también conversaron sobre la necesidad de que los municipios cuenten con un respaldo presupuestal, pues, aunque la planeación es importante, los financiamientos son primordiales para dar viabilidad a los proyectos que resultan de ésta.

Compartir: