¿Quién hubiera pensado que las botellas de plástico, una cara común de la contaminación, podían ser clave en un proyecto social ambiental exitoso?

Liter of Light (Litro de Luz) es un proyecto global que pone al alcance de cualquiera el conocimiento para crear lámparas que resultan útiles para hogares de escasos recursos, con materiales muy sencillos: botellas pet y agua con blanqueador. Es todo.

Liter of Light se ha puesto en marcha en comuni­dades tarahumaras en Chihuahua, mayas en Quintana Roo, además de zonas marginadas como Ecatepec en el Estado de México, y Ajusco y Xochimilco en la Ciudad de México. Ahora se extiende a Guatemala, Honduras y para ayudar a los afectados por las inundaciones en Perú.

Teresa González de 30 años, trajo a México la iniciativa Liter of Light en 2013 y cuyos resultados la convirtieron en la única mexicana seleccionada en la primera generación de Jóvenes Líderes de Naciones Unidas en 2016.

A los 16 años, empezó su carrera enfocada en emprendi­miento social —lo acepta, no se había enfocado a temas ambientales. Pero, al conocer el proyecto Liter of Light vio los beneficios económicos y ambientales del recicla­je y pudo integrar ambas causas en un proyecto.

Apegada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Teresa afirma que la necesidad de considerar el medio ambiente en cualquier proyecto de impacto social es estrictamente necesario.

“Los jóvenes debemos confiar en que tenemos el talento e ingenio para generar soluciones, como lo dicen muchos: somos los líderes de hoy, no del mañana”.

Encuentra más información sobre el Liter of Light en: http://literoflight.wixsite.com/mexico

Compartir: