• El cáncer cervicouterino es la segunda causa de muerte en mujeres mexicanas.
  • La fundación atiende a mujeres de 93 comunidades en 7 municipios del Edo. De México.

En México, desde 2006 el cáncer de cuello uterino es la segunda causa de muerte por cáncer en la mujer. La Secretaría de Salud estima que 1 de cada 10 muertes por cáncer en mujeres mexicanas se debe a este padecimiento. Lo cual significa que anualmente 13,960 mujeres mueren a causa de cáncer de cuello uterino.

Ante esta problemática, la Fundación Pedro y Elena Hernandez se dio a la tarea de ayudar a diagnosticar y atender a mujeres en condiciones económicas vulnerables, que presentan este tipo de cáncer.

Más de mil mujeres indígenas del Estado de México participan en el programa “Acceso a la salud sexual y reproductiva para mujeres de escasos recursos” a través del que la Fundación Pedro y Elena Hernández enfoca esfuerzos para informarlas y beneficiarlas sobre cómo procurar el cuidado de su salud sexual y reproductiva.

Este programa funciona a través de consultas médica especializadas y jornadas para la concientización y difusión de información a la población general sobre la importancia de prevenir y atender oportunamente padecimientos relacionados con el cáncer cervicouterino y enfermedades de transmisión sexual. Entre 2016 y 2017 la participación de los hombres ha incrementado y se ha reforzado el interés en ellos como pareja de una sexualidad responsable.

Este esfuerzo inició en 2001, y desde entonces se apoya en promedio a 1,000 mujeres al año, proporcionándoles pruebas de papanicolaou, colposcopias, tratamientos electrocoagulatorios, crioterapia en lesiones de cérvix, vaginales y en vulva, la aplicación de vacunas anti-VPH (virus del papiloma humano) y ayudando a atender enfermedades venéreas y derivando casos de detección oportuna de cáncer espacios de intención de segundo y tercer nivel de atención en su tratamiento.

Sin embargo, la meta para 2018 es atender a más de 2,000 mujeres en la región. Con este propósito se han equipado dos consultorios médicos, se han ampliado los horarios de atención y se han realizado caravanas a comunidades rurales alejadas y el pago de trasporte para que las mujeres puedan acceder a los espacios donde les es posible realizarse estudios.

El programa se enfoca en la población femenina de Valle de Bravo y zonas aledañas en las que se encuentran comunidades con raíces indígenas, principalmente en los municipios de: Donato Guerra, Amanalco, Santo Tomas de los Plátanos, Temascaltepec y Otzoloapan. Ahí se ha formado a 13 mujeres líderes para fungir como promotoras de salud.

Además, algunas de las mujeres que han sido beneficiadas provienen de los estados de Querétaro, Michoacán e Hidalgo, y se trasladan hasta las zonas donde el programa se desarrolla, para ser atendidas.

Además de las consultas médicas especializadas, el programa incluye conferencias informativas y orientación a adolescentes y padres de familia sobre temas de salud sexual y reproductiva, embarazos precoces, infecciones de transmisión sexual y métodos anticonceptivos.

Desde sus inicios este programa se creó en alianza con la Fundación Luis Pasteur en la que el personal médico se capacita constantemente y asiste cuatro veces al años a cursos para el apoyo de jornadas de salud donde adquieren nuevos conocimientos que ayudan a la atención oportuna y de alta calidad.

Como medidas futuras para lograr mejores resultados, la Fundación Pedro y Elena Hernández integrará el área de ultrasonido y la capacitación al personal médico para su uso. Lo anterior, con el fin de incluir en un corto plazo este servicio, cubriendo un elemento más para el mejoramiento de la calidad de vida de las mujeres de Valle de Bravo y sus alrededores además de posicionar el nombre de la Fundación Pedro y Elena Hernández A.C. como líder en ofrecer servicios de salud con calidad y calidez a sectores menos favorecidos.

Compartir: