En contra de todo pronóstico, México sigue luchando para salvar esta especie.

A mediados del año 2018, se pensaba que la vaquita marina tenía los días contados en México; sin embargo, en contra de todo pronóstico, México sigue luchando para salvar esta especie.

Debemos ser claros: la situación sigue siendo extremadamente complicada. Los pescadores se han vuelto más agresivos, al grado de atacar aún a los cuidadores de la vaquita marina.

Por su parte, la SEMARNAT (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales), y la SADER (Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural), anunciaron que pondrán en marcha un programa integral de atención, que buscará solucionar éste y otros conflictos a favor de la vaquita marina.

En comunicado oficial la SEMARNAT menciona que el programa buscará mejorar la protección de la biodiversidad. Se buscará establecer metas a corto, mediano y largo plaza, planteando sobre todo el fortalecimiento de prácticas de pesca sustentable, así como la preservación de la biodiversidad. También se buscará actualizar los esquemas de vigilancia y protección a la vaquita marina, el combate de la pesca furtiva y el tráfico ilegal de totoaba.

La estrategia propuesta tiene como prioridad proteger la vaquita marina, pero no sólo a ella: buscará centrarse en toda la biodiversidad de la zona del Alto Golfo. Se enfocará a restablecer la dinámica social y económica de la región.

El Alto Golfo alberga una reserva de la biósfera que consta de 9,348 kilómetros cuadrados, incluyendo ambientes marinos y terrestres, la cual fue declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 2005.

 

Para leer el comunicado oficial por parte de la SEMARNAT da clic aquí.

Compartir: