Cargar tus aparatos electrónicos mientras se recargan de energía con los rayos del sol, ya es posible.

Por El Paella

Un día iba caminando por Sunset Boulevard, bajo los intensos rayos de sol en Los Ángeles, y mi teléfono celular mostraba 2% de carga en la pila. Ante el temor de quedar incomunicado, entré a una tienda buscando una batería portátil y encontré algo mucho mejor, que estaba junto a las baterías, pero robó por completo mi atención: una mochila con paneles solares en su exterior que servían para cargar una batería incluida, o bien, un dispositivo conectado directamente mediante un cable con varios adaptadores.

Si la funcionalidad de la mochila no fuera suficiente motivo para comprarla, me convencí cuando la mujer que atendía me comentó que estaba fabricada con botellas recicladas de plástico (PET). Según mi lógica, era doblemente amigable con el medio ambiente. Aunque tenía cierto miedo de que no funcionara del todo bien, decidí desembolsar alrededor de 100 dólares por ella. Conecté mi teléfono y continué con mi camino.

Después de unos 45 minutos, la energía de mi teléfono se había repuesto poco menos de la mitad. Si bien no fue especialmente veloz, sí era responsable con el medio ambiente y resolvió mi problema inmediato.

De vuelta en México, busqué más información del fabricante. Voltaic Systems es una empresa con base en Brooklyn, en Nueva York, que ofrece varias mochilas o bolsas con celdas solares para recargar celulares, tabletas, computadoras personales y cámaras de video y fotografía. En su sitio web hay una lista de algunos distribuidores en México, sin embargo los productos de Voltaic —también fabrican baterías recargables, cables, adaptadores y pequeños paneles solares— se pueden conseguir en otros sitios de compras en línea como Amazon.

Varios años después la mochila sigue funcionando tan bien como cuando la compré, la he utilizado para asistir a festivales de música y días de campo, se calienta bajo los rayos del sol y llena de energía la batería o dispositivo que transportas dentro de ella.

 

 

 

Compartir: