La compañía agroquímica perdío una demanda presentada por un jardinero con cáncer terminal, quien usó sus productos.

Monsanto, la empresa alemana productora de agroquímicos y biotecnología, debe pagar 289 millones de dólares a Dewayne Johnson, un jardinero estadounidense quien contrajo cáncer tras usar herbicidas elaborados por la compañía transnacional. Esta es la primera vez que una persona en California recibie un fallo a su favor en una demanda contra la compañía multinacional.

La demanda de Johnson se basó en los resultados de un estudio realizado en 2015 por la Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer, parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que clasificó al herbicida marca Roundup de Monsanto, como dañino para la salud por contener glifosato, ingrediente clasificado como “probablemente carcinógeno”.

El 10 de agosto, la juez Suzanne Ramos Bolanos falló a favor de Johnson, sentenciando a Monsanto a pagar $39 millones de dólares por compensación y $250 millones por daños.

Dewayne Johnson contrajo cáncer mientras trabajaba como jardinero en una escuela de Benicia, al norte de San Francisco, en 2012. Ahí, utilizaba los herbicidas Roundup y Ranger Pro, de la compañía Monsanto, cada 12 días.

Fue diagnosticado en 2014. A sus 48 años, su enfermedad ha alcanzado una etapa terminal y su médico estima que le quedan 2 años de vida. Le encontraron un linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer que surge en los glóbulos sanguíneos blancos, linfocitos.

Ante la juez

El juicio duró cuatro semanas. Se presentaron testimonios de médicos, investigadores de la salud pública y epidemiólogos tanto a favor como en contra de la posibilidad de que el glifosato cause cáncer. Ambas posturas tuvieron validez científica ya que, en 2017, un estudio realizado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos concluyó que era probable que el producto químico no fuera cancerígeno, contradiciendo el estudio de 2015 en el que Johnson basó su demanda. Ambos estudios concluyeron con solo una probabilidad.

Al término del juicio, la juez afirmó que encontraron pruebas claras y convincentes de que el glifosato representa un peligro sustancial para la salud y que, consciente de esto, Monsanto actuó con malicia y de manera represiva, ya que se presentaron documentos internos de la compañía que demostraban conocimiento desde hacía décadas de que el glifosato, y específicamente el producto  Roundup, podrían causar cáncer.

El veredicto del jurado del Tribunal Superior de San Francisco señaló que Monsanto no advirtió a Johnson y otros consumidores sobre los riesgos de cáncer que podrían causar sus herbicidas. El abogado del demandante afirmó que este caso es el primero de más de cinco mil que podrían ir a juicio.

Objeción

Los representantes de Monsanto apelarán el veredicto basándose en que más de 800 estudios, las opiniones de las autoridades reguladoras en todo el mundo y revisiones científicas respaldan que el glifosato es seguro, no causa cáncer y no causó el cáncer de Dewayne Johnson.

La agroquímica introdujo el glisofato al mercado en 1974.  Ahora este químico es vendido por otros fabricantes también. Se usa en agricultura para el control de la maleza. Su efecto sobre las plantas no es selectivo, sino que mata a la mayoría de ellas cuando se aplica.

Cada país lleva a cabo su propio juicio

En 2017, la Unión Europea extendió la licencia para el uso de glifosato durante cinco años. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, está tratando de generar políticas reglamentarias para prohibirlo, pero algunos legisladores franceses se oponen. Portugal, Italia y la ciudad canadiense de Vancouver han prohibido el uso de glifosato en parques y jardines públicos. Sri Lanka lo prohibió por completo en 2015, aunque la industria del té se opone. Colombia detuvo la fumigación aérea con glifosato en 2015, a pesar de que lo utilizó en grandes cantidades para eliminar cultivos de coca ilegales. En Estados Unidos, más de 750 productos lo contienen.

 

Compartir: