La SEMARNAT consideró el proyecto inviable desde el punto de vista técnico y ambiental

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) negó autorización a la empresa Generación Enersi SA de CV, para llevar a cabo la construcción de una presa hidroeléctrica sobre el río Santo Domingo y el río Lacantún, en el municipio de Maravilla Tenejapa, en la región Selva Lacandona, Chiapas, el pasado 20 de junio.

Tras la correspondiente evaluación, la resolución, emitida el 20 de agosto, determinó que el proyecto contradice lo estipulado en diversos ordenamientos, entre los que se encuentran los Decretos de Reserva de Aguas Nacionales, el Programa de Ordenamiento Ecológico del Estado de Chiapas y el Programa de Manejo del Parque Nacional Lagunas de Montebello.

El proyecto consistía en la construcción y operación de una central hidroeléctrica con una capacidad total de 110 MW. Según el comunicado publicado por la SEMARNAT, el proyecto es inviable desde el punto de vista técnico y ambiental.

La resolución coincidió con la evaluación de impacto ambiental de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP). A este criterio se sumaron la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), la Secretaría del Medio Ambiente e Historia Natural de Chiapas (Semahn), el Instituto Estatal del Agua del Estado de Chiapas (Inesa) y el ayuntamiento de Maravilla Tenejapa.

La selva Lacandona es una de las regiones con mayor biodiversidad en México y la selva tropical húmeda más grande del país. 20% de todas las especies que habitan en el país se encuentran ahí, de acuerdo con la Comisión Nacional Forestal. Actualmente, ésta ha perdido el 76% de su extensión original de 1.8 millones de hectáreas, a 420 mil. El 70% de sus habitantes viven en condiciones de pobreza. La construcción de una central hidroeléctrica requeriría de talar la zona en la que se ubicaría. Además, la presa generaría cambios en el fujo de los ríos, lo cual representa cambios y riesgos para las especies que los habitan.

Comunidades indígenas de la región habían iniciado una jornada informativa entre sus habitantes para protestar contra esa presa hidroeléctrica que, subrayaron, iba a trastocar la convivencia en la zona.

 

 

 

 

Compartir: