Zero Waste es el movimiento global para dejar de generar basura; una opción para poner nuestro granito de arena en mejorar el medio ambiente.

Zero Waste es un movimiento global a favor del medio ambiente que tiene como principal objetivo: difundir consejos y estrategias para que dejemos de generar basura. Y lo hace informando sobre qué productos rechazar, cuáles reducir al mínimo, cuáles reusar o reciclar y regresar a las raíces a través de una composta.

En el 2016, el informe del Banco Mundial (BM): What a Waste: A Global Review of Solid Waste Management, mencionó que en el 2010, el mundo generó 3.5 millones de toneladas de basura y para el 2025 habría 680 millones de desechos; por esto y otras cifras Zero Waste es importante.

“Cero desperdicios” se hizo popular gracias a una mujer francesa llamada Bea Johnson, que ahora reside en California, ella creó Zero Waste Home, y se dedica a dar conferencias y promover este estilo de vida. Muchas otras personas se han unido a la tendencia, por ejemplo las blogueras Lauren Singer y Kathryn Kellogg, cuyos residuos en un año han llegado a caber en un bote de 200 mililitros.

Para Kellogg, todo comenzó cuando le detectaron un tumor benigno en el pecho y se cuestionó si lo que consumía era en verdad natural o “seguro”, además de reaccionar ante la poca información que ofrecen los productores de alimentos procesados. Inició por cocinar su comida comprando solo alimentos no empaquetados, hasta llegar a fabricar sus propios productos de higiene y limpieza.

Algunas de las recomendaciones de estás páginas y blogs son: adquirir productos que no estén empacados o tengan otros componentes que generen basura innecesaria, llevar bolsa de tela cuando se hagan las compras en el mercado, evitar el unicel y los popotes en restaurantes o adquirir productos de higiene biodegradables. Muchas de estás acciones son fáciles de llevar a cabo y tienen gran impacto positivo.

Zero Waste ha roto fronteras, incluso ha llegado a la Ciudad de México, donde se ha hecho una comunidad que busca generar consciencia a través de promover una vida menos consumista y más verde. Hace un año, el portal digital Waste Atlas informó que los seres humanos habíamos producido 9.5 millones de toneladas de basura, siendo China, Estados Unidos y la India, los países más contaminantes.

Cada vez más gente se une a ésta y otras iniciativas en busca de alternativas y soluciones, y haciendo cambios en su estilos de vida para dejar de producir basura, pensando en las generaciones del presente y obviamente en las del futuro.

¿Te unes o te vale?

Compartir: