El gigante del café a nivel mundial, se une a esta tendencia verde y anuncia que para el año 2020 no utilizará popotes.

El 9 de julio pasado Starbucks anunció sus nuevos planes para ayudar al cuidado del medio ambiente. El gigante del café, con 28,000 tiendas operadas y licenciadas alrededor del mundo, ha comenzado a implementar una estrategia para dejar de utilizar popotes y plásticos desechables en sus centros de distribución, antes de 2020.

“Para nuestros partners y clientes, éste representa un gran hito para lograr nuestra aspiración global de ofrecer un café sustentable, servido a nuestros clientes de maneras más sustentable”, dijo Kevin Johnson, presidente y director ejecutivo de Starbucks, en el comunicado de prensa oficial difundido por la empresa estadounidense.

Este proyecto ha costado 10 millones de dólares y se comenzó a ejecutar este año. Primero se diseñó, desarrolló y se produjo una tapa ergonómica sin abertura para el popote, la cual será utilizada en todas sus bebidas frías de café, té o expresso. Esta tapadera ya está disponible en 8,000 tiendas de Estados Unidos y Canadá, y se ha comenzado a utilizar para servir las bebidas nitrogenadas (nitro) en sucursales de China, Japón, Singapur, Tailandia y Vietnam.

El gran invento de Starbucks, el Frappuccino, no podía quedar fuera, seguirá sirviéndose con popotes, pero hechos de papel o plástico compostable, y se ofrecerá al cliente la oportunidad de elegir cuál prefiere.

Seattle, en Estados Unidos, y Vancouver, en Canadá, son las primeras ciudades en probar las nuevas tapas. Un inicio lógico, pues tan sólo días antes, el 1 de julio, en Seattle entró en vigor una regla que prohíbe el uso de popotes y cubiertos de plástico desechables en: “todos los negocios que otorguen servicios alimenticios, incluidos restaurantes, tiendas de conveniencia, delis, cafeterías privadas o institucionales y food trucks“, y quien inflija la ley pagará multas de hasta 250 dólares.

Así Seattle, la ciudad en donde nació Starbucks en 1971, camina al mismo ritmo de la cadena de bebidas y alimentos. Se planea que durante el otoño los nuevos contenedores comiencen a distribuirse en el resto de Norteamérica. En México, los popotes ya desaparecieron de las mesas de autoservicio que hay en todas las sucursales, y sólo se ofrecen cuando son necesarios o en caso de que el cliente los solicite. El cambio será lento, aunque Alsea, operadora de Starbucks en el país, tiene que cumplir con el compromiso de cero plástico para el 2020.

Esta medida también llegará a Europa, primero a algunas tiendas seleccionadas en Francia, Reino Unido y Holanda, y poco a poco al resto del viejo continente.

De acuerdo con Nicholas Mallos, director del programa Trash Free Seas, de Ocean Conservancy, “la decisión de Starbucks de eliminar los popotes de plástico de único uso es un brillante ejemplo del importante papel que las empresas pueden desempeñar para frenar la ola de plástico en los océanos. Con ocho millones de toneladas métricas de plástico ingresando al mar cada año, no podemos permitir que la industria permanezca al margen, y estamos agradecidos por el liderazgo de Starbucks al respecto”.

La compañía norteamericana que cambió la forma de consumir café y volvió comunes los vasos de cartón con la sirena, el wifi en las cafeterías y dio a conocer el tamaño venti, ha decido colaborar a disminuir la contaminación. En marzo pasado también anunció el NextGen Cup Challenge, un fondo de 10 millones de dólares destinado a inventar un mejor vaso hecho 100% de materiales reciclables, pues el que utiliza actualmente está hecho solamente con 10% de fibras recicladas y tienen una capa plástica para conservar calientes las bebidas y evitar que el líquido desintegre el cartón, por eso tarda en descomponerse unos 20 años.

NextGen Cup Challenge, la iniciativa creada en colaboración con Closed Loop Partners, que invierte en bienes sustentables, en tecnologías de reciclaje y en el desarrollo de economías circulares, es una convocatoria abierta a cualquier emprendedor que logre crear un vaso adecuado y sustentable. Un invento que ayudaría significante a reducir los desperdicios, pues según Starbucks se usan 600,000 tazas de cartón anualmente en el mundo, y ellos usan el 1%, es decir cerca de 6,000 millones.

De igual forma, Starbucks hace varios años, desarrolla programas de siembra sustentable  y mercado ético entre sus proveedores y estrategias para aminorar el impacto ambiental en varios rubros.

El destierro de los popotes, como de los plásticos de un solo uso, ha tomado más fuerza recientemente debido al grito desesperado de la ONU el Día Mundial del Medio Ambiente, advirtiendo sobre el gran deterioro del los océanos debido a la contaminación causada por el plástico. En 2018, varias medidas han comenzado a ser implementadas por gobierno locales y por compañías como Dunkin’ Donuts y McDonalds (ambas anunciaron que comenzarían a deshacerse del unicel). En el caso de México, Pascual, la productora de Boing, ha sido la primera gran empresa en pronunciarse al respecto y en decidir cambiar sus empaques para que sean más amables con nuestro planeta.

Compartir: