México prometió a los 183 países miembros entregar informes cada seis meses sobre la situación en el Alto Golfo de California.

Después de las negociaciones y discusiones de México con la CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), en el último minuto el gobierno de México logró suavizar un poco el ultimátum a causa de los nulos avances en las acciones de protección a favor de la vaquita marina y el combate al tráfico ilegal de la totoaba.

La delegación mexicana encabezada por Blanca Mendoza Vera, titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), se presentó en Ginebra, Suiza, y prometió a los 183 países miembros entregar informes cada seis meses sobre la situación en el Alto Golfo de California.

Dicho acuerdo se estableció a cambio de que se borraran del texto original de la resolución las sanciones explícitas en contra de México, en caso de no lograr los avances esperados para la reunión que se llevará a cabo el próximo año.

De esta forma se logró modificar la redacción para que no incluyera las advertencias de suspender la exportación de especies mexicanas incluidas en la CITES; sin embargo, la variación del texto no significa que se haya alejado el riesgo de que la comunidad internacional aplique nuevas sanciones comerciales contra México; sólo es una cuestión de forma y no de fondo, lo cual tiene que ver más con cuestiones diplomáticas.

Antes de este acuerdo, la titular de la PROFEPA entregó un informe a la asamblea sobre las acciones de México en la región, que en su mayoría son resultados de la anterior administración, ya que la actual administración acaba de presentar su “Iniciativa para la Sustentabilidad en el Norte del Golfo de California” —para conocerla da clic aquí—, la cual, según diversos medios mexicanos como el periódico Excelsior, carece de estrategia, acciones específicas y presupuesto.

Durante su intervención, Blanca Mendoza dio a conocer que del 1 de enero de 2017 al 31 de julio de 2019 se han asegurado dos mil 835 piezas y partes de totoaba; reconoció que, durante la presente administración, es decir, de enero a julio de 2019, sólo se han logrado decomisar 202 buches y 163 totoabas sin buche abandonadas en playas o en redes clandestinas. También destacó que hasta julio de 2019 se pusieron a disposición del Ministerio Público Federal, 249 personas, de las cuales únicamente 33 recibieron condena.

Compartir: