La pesca de totoaba esta primavera podría acabar con la especie.

El pasado miércoles 6 de marzo de 2018, se dio a conocer la mala noticia: sólo 22 vaquitas marinas permanecen en el Golfo de California, esto a causa de la batalla sombría y violenta entre los pescadores y los defensores de la marsopa más pequeña y en peligro de extinción del mundo.

Las 22 vaquitas marinas fueron escuchadas por una red de monitoreos acústicos en el Mar de Cortés, el único lugar en el mundo donde habita la especie. Esto es una señal de que la vaquita se aferra a la existencia.

Cada noche, 22 tripulantes voluntarios de barcos, bajo el mando de la Sea Shepherd Conservation Society, hacen un recorrido por el Golfo superior para detectar redes de enmalle ocultas que capturan a la totoaba, pero que ahogan a las vaquitas.

Sin embargo, durante el último mes, el barco Farley Mowat, de la Sea Shepherd, sufrió diversos ataques por parte de barcos de pesca, que le lanzaron piedras y bombas incendiarias.

Un foco rojo es que la temporada principal para la caza de la totoaba alcanzará su punto máximo en mayo, esto afectará en gran manera a los pocos ejemplares de la vaquita marina; el esfuerzo masivo de pesca de totoaba esta primavera podría acabar con la especie.

Al respecto, Jack Hutton, de la Sea Shepherd Conservation Society, afirmó: “Sabemos que vamos a seguir siendo atacados […] Sabemos que estamos arriesgando nuestras vidas, pero si no lo hacemos, la vaquita no tiene oportunidad”.

Por su parte, los infantes de marina mexicana y la policía federal también están tomando cartas en el asunto. A bordo del barco Farley Mowat, dispararon balas de goma durante los ataques más recientes; sin embargo, es evidente que no son capaces de manejar los ataques o de evitar que los pescadores pongan redes ocultas y sumergidas que están prohibidas por la ley en el área.

De no tomarse medidas, este cetáceo endémico de las aguas del Alto Golfo de California podría desaparecer.

Compartir: