Durante el primer cuatrimestre de 2019, los viajes en Urbvan mitigaron la emisión de 480 toneladas de CO2 a la atmósfera de la Ciudad de México.

Ciudad de México a 18 de diciembre, 2019. Cada día, la flota de camionetas de Urbvan saca de circulación 3,500 vehículos, que utilizarían a diario una superficie equivalente a 2.25 canchas del Estadio Azteca.

A tres años de ser una opción de movilidad compartida y sustentable, Urbvan ha motivado que 51% de sus 7,000 usuarios diarios decidan dejar sus automóviles en casa. En cambio, optan por realizar sus viajes en una camioneta de uso compartido, con trayectos eficientes, cómodos, seguros y económicos.

Los beneficios de sacar de la congestión 3,500 autos son para toda la Ciudad de México, a cuyo medio ambiente se dejaron de arrojar 480 toneladas de dióxido de carbono (CO2) durante el primer trimestre de 2019. Esto equivale al CO2 consumido por 20 mil árboles maduros en un año.

“Es un gran dato, porque estamos viendo que al ofrecer viajes que unen a pasajeros con trayectos similares se está disminuyendo el número de automóviles en las calles. Que 51% de los usuarios de Urbvan sean dueños de un vehículo y hayan decidido no utilizarlo habla de un potencial gigantesco en torno a una verdadera opción para sacar vehículos de circulación”, destacó Braulio Valenzuela, director de Marketing de Urbvan.

Urbvan no sólo ofrece viajes eficientes y seguros, sino que, para miles de personas que todos los días se dirigen y salen de zonas conflictivas como Santa Fe, Paseo de la Reforma o Polanco, se traduce en trayectos con menos tráfico, menos autos y un mejor aprovechamiento y disfrute del espacio público.

Los beneficios de viajar compartido en un vehículo con capacidad media como Urbvan también mejoran la calidad de vida de los usuarios. En un año cada usuario habrá recuperado 175 horas que de otra forma se hubieran perdido atrapados en sus vehículos en medio de la congestión.

Valenzuela comentó que, además de los beneficios para la ciudad, Urbvan, con 50,000 usuarios acumulados, ha permitido que éstos empleen el tiempo de sus trayectos de forma más productiva y, en ocasiones, incluso para descansar.

Viajes eficientes y seguros con Urbvan

“La calidad de vida es lo que más valoramos para nuestros usuarios, a quienes ahorramos entre 40 y 60 minutos diarios que perdían en otros servicios de transporte compartido privado, con trayectos directos y con un mínimo de paradas. Imagina cuántos cursos o diplomados, clases de yoga u horas de gimnasio podrías lograr en ese tiempo; cuántos libros puedes leer o recuperar en horas de sueño perdidas; o cuántos besos y abrazos le puedes dar a tu pareja o a tus hijos.

“Dada la complejidad de las ciudades actuales, es necesario utilizar la tecnología y generación de datos para ofrecer un servicio que garantice la máxima eficiencia. Para ello, nuestros anfitriones reciben información en tiempo real que les permite conocer las mejores opciones de viaje”, abundó Braulio Valenzuela.

Urbvan programa 1000 viajes diarios en los que sus camionetas son ocupadas en promedio por 16 personas cada una. Lo anterior logra un uso del espacio público mucho más eficiente en comparación con un vehículo privado, cuya ocupación media es de 1.2 personas por auto.

Los mayores beneficios se reflejan en las rutas más congestionadas hacia los puntos de atracción laboral; principalmente Santa Fe, Polanco y Paseo de la Reforma.

Nuestros usuarios nos mueven

En su compromiso por consolidarse como un aliado para una mejor movilidad y una ciudad más segura y limpia, Urbvan celebra las historias de sus usuarios. Personas que optan de manera consciente por un uso racional del automóvil y por contribuir a que la Ciudad de México sea cada día una mejor urbe para vivir y viajar.

Éstas son algunas de las historias que se forjan a bordo de Urbvan.

Elia Armenta, 1 año y medio como usuaria

“Tengo más de 20 años de viajar de Toluca a la Ciudad de México. Siempre lo hacía con mi esposo, pero hace más de tres años que él ya no viaja conmigo y empecé a realizar los viajes sola. Nunca pensé que fuera tan estresante y cansado. Este traslado me hacía sentir siempre muy desgastada, sin ánimo, y no quería más que dejar de manejar. Dejé de regresar a reuniones de amigos y de divertirme con mi familia en la Ciudad de México los fines de semana.

“Cuando descubrí que Urbvan podía ser la opción, tomé un viaje, y hasta ahora todos los días me trasladan segura y cómoda; ahora aprovecho mi tiempo leyendo, escuchando música o simplemente relajándome, y hasta tengo nuevos amigos porque coincidimos en los horarios.”

Paulina García Arias, 3 años como usuaria

“Mi historia con Urbvan comenzó hace más de tres años. Como dicen por ahí “llegó en el momento indicado”. Viajaba desde la Zona Oriente hasta Santa Fe y diario era una excursión llena de todo tipo de experiencias, algunas buenas y otras no tanto. Yo buscaba todo tipo de conexiones para llegar, hasta que un día, harta de lo que había pasado en otro medio de transporte, le conté a mis compañeros de oficina, y en ese momento una chica me dijo: “¿y no te queda Urbvan?”. Ese día descargué la aplicación y entre varios compañeros nos compartimos códigos. Afortunadamente

había una ruta que me quedaba: “Mixcoac – Telefónica”. Desde mi primer viaje amé irme en Urbvan. Llegaba a tiempo, valía la pena levantarme temprano porque podía dormir un rato más en la Urbvan, los anfitriones siempre fueron muy amables y destacaba el que siempre me ayudaban a bajar de las unidades.”

Alejandra Mariana, 3 años como usuaria

“Mi historia comenzó justo un día en que me dejó el camión. Iba caminando hacia Patio Santa Fe cuando vi que la Urbvan estaba por salir de la bahía, así que corrí como loca haciendo señas, y el anfitrión se detuvo muy amablemente; obviamente no tenía reservación, pero se comunicó a su central y me permitieron abordar pagando el siguiente horario. A partir de ahí quedé enamorada: la unidad súper nueva, con aire acondicionado y, sobre todo, una excelente opción de movilidad para bajar de la ‘hermana República de Santa Fe’ hasta la civilización.

“Ojalá que los que siguen viajando en auto los consideren, pensando también en el medio ambiente. Créanme, estoy buscando convencer a algunos.”

Compartir: