contaminacion-mexico
Zona verde
Contaminación en México. Foto Flickr/Ilai A. Magún.
0

La contaminación y la salud

En 2012, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señaló que la contaminación del aire se podía convertir en la principal causa ambiental de mortalidad prematura, “por encima de las aguas insalubres y la falta de saneamiento”, por lo que las muertes prematuras derivadas de la exposición la polución atmosférica podría triplicarse para el año 2050.

En los últimos 20 años, el gobierno de México ha intentado establecer cuáles son las enfermedades que los habitantes del país padecen con mayor frecuencia y en qué medida están relacionadas con la contaminación.

Los resultados de las investigaciones confirman el peligro grave que representa para la salud pública la contaminación del aire, un fenómeno relacionado con enfermedades en vías respiratorias (bronquitis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, neumonía, asma, tos con flema y sinusitis) y afecciones al sistema cardiovascular (arritmias e infartos).

La situación se complica con los datos: en el país, la mala calidad del aire provoca el doble de muertes que las enfermedades diarreicas e infecciosas relacionadas con el consumo de agua contaminada, a pesar que desde la década de los 80, el Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (IMECA), que mide de manera constante la presencia en el aire de los contaminantes criterio, es decir, los más nocivos para la salud humana y cuyas cantidades permisibles se encuentran reguladas por las normas ambientales internacionales.

Las personas más sensibles a este tipo de contaminación son los niños de cero a 14 años, adultos de más de 60 años de edad y los pacientes con afecciones crónicas de los pulmones y el corazón. A nivel nacional se estima que en conjunto, estos grupos  representan 37.9 % de la población.

¿Cómo aumenta el riesgo de mortalidad por la contaminación?

Según el informe Implicaciones de la contaminación atmosférica para la salud en la Zona Metropolitana del Valle de México y los beneficios potenciales de aplicar medidas de control, del Centro Mario Molina, presentado en 2014, la permanencia en calles con mucho tráfico puede incrementar

  • 70% los casos de bronquitis
  • 80% los de neumonía
  • 10% los síntomas de asma en niños

Además, el riesgo de sufrir un infarto al miocardio se puede incrementar casi tres veces si uno permanece en el tráfico vehicular durante dos horas. Por otro lado, la alta exposición a emisiones vehiculares por residir cerca de avenidas con alta circulación aumenta en 60% la prevalencia de enfermedad coronaria del corazón.

Para conocer el índice de la calidad del aire en la Ciudad de México da clic aquí.

Te invitamos a consultar el artículo Vivir en la niebla, la contaminación en China en la edición número 11 de la revista Crónica ambiental.

About the Author

Deja un comentario


*